El Evangelio de hoy

Juan 14, 1-6

“No se angustien ustedes. Crean en Dios y crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchos lugares donde vivir; si no fuera así, yo no les hubiera dicho que voy a prepararles un lugar. Y después de irme y prepararles un lugar, vendré otra vez para llevarlos conmigo, para que ustedes estén en el mismo lugar en donde yo voy a estar. Ustedes saben el camino que lleva a donde yo voy.”

Tomás le dijo a Jesús:
-Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a saber el camino?
Jesús le contestó:
-Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre.

Reflexión:

Ciertamente para los apóstoles y para los discípulos podría haber habido confusión en cuanto a dónde se dirigía Jesús, pero para nosotros esto es ahora claro, pues después de la resurrección sabemos que él ha ido al Padre, es decir, al cielo y es precisamente ahí en donde nos ha preparado una habitación.

Sin embargo, la pregunta de Tomás es todavía actual en algunos de nosotros: “¿Cuál es el camino para llegar a dónde tú vas?” Jesús nos responde de nuevo: “Yo soy ese camino”. El camino para llegar al cielo es una vida vivida en Jesús, con Jesús, de acuerdo a Jesús, para Jesús, desde Jesús. San Pablo lo resume así “vivir en Cristo”, de manera que ya no soy yo quien vive sino que es Cristo quien vive en mí. Es un proceso de despojarse del hombre viejo, del hombre que quiere vivir en sí mismo, para sí mismo y desde su propio egoísmo.

El camino es revestirnos de Jesús, buscar como lo dice Pablo: tener las mismas actitudes de él, que siendo Dios se rebajó hasta hacerse semejante a nosotros. Pedro, en su carta, nos invita a “seguir las huellas de nuestro pastor”. Si verdaderamente queremos llegar un día a habitar el lugar preparado por Jesús para cada uno de nosotros, ya sabemos cuál es el camino: Jesús mismo.

Escribe un comentario:

*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2017 Misioneros Servidores de la Palabra

Síguenos: