Adolescentes Servidores de la Palabra

Uno de los apostolados de los MSP que ha dado frutos abundantes, ha sido, sin duda, el que se ha realizado con adolescentes.

En el año 2004 surgió la iniciativa de organizar retiros de Discernimiento Vocacional para adolescentes, en el Seminario de Filosofía en Morelia, Michoacán. Esto para dar respuesta a un grupo numerosos de adolescentes que anhelaban ser misioneros pero que, dada su corta edad no podían ingresar en la formación de laicos MSP.

Dichos retiros reproducían la vida cotidiana de un misionero. La respuesta de los chavos fue tan entusiasta, que se pensó en la necesidad de agruparlos y darles un seguimiento semanal para que continuarán alimentándose de la Sagrada Escritura.

En el año 2006, este Discernimiento Vocacional se llevó a cabo, también, en el Centro Nacional de Reconciliación, en San Vicente Chicoloapan, Estado de México, con la participación de un nutrido grupo de adolescentes. Así surge el movimiento de los ADOSEPA y se va extendiendo a las diferentes casas de los MSP y sus misioneros.

Los ADOSEPA son, pues, un grupo de adolescentes de entre 13 y 17 años, inquietos en conocer y experimentar la presencia de Dios en sus vidas. El adolescente después de haber participado de una evangelización fundamental, se compromete a un año de servicio en la evangelización. Su estilo de vida está marcado por el lema que distingue al movimiento: “Nuestra vida en acción es una auténtica predicación”.

En el año 2013 surgen, de manera formal, los estatutos y directrices que rigen su actividad misionera. Dentro de su espiritualidad sobresale el tener, por lo menos, 20 minutos de oración personal diariamente, participar en la Misa dominical, confesión frecuente, rezo del rosario una vez a la semana, rezo de la liturgia de las horas, lectura de vidas de santos; la meditación de la Palabra de Dios, reciben dirección espiritual, retiros espirituales y un retiro de tres días cada año.