Juventud Misionera

Una de las notas constitutivas del apostolado de los MSP, ha sido la evangelización entre los jóvenes. Desde los orígenes de nuestra comunidad, el encuentro cercado del joven con la Palabra divina suscitó la decisión de entregarse completamente a Cristo. El testimonio de estos primeros Servidores de la Palabra inquietó el corazón de otros tantos que desearon, a su vez, conocer la Palabra de la vida y transmitirla.

Hasta el año 2000 se intentó unificar los grupos juveniles de los MSP con el nombre: MOJUMI (Movimiento Juvenil Misionero) teniendo la intención de definirse como un movimiento de jóvenes con el carisma MSP y con líneas de acción similares.

Después de muchos esfuerzos, en el año 2010, se publicó la primera versión de los estatutos para grupos juveniles MSP y se les dieron algunos símbolos propios: se cambió el nombre por JUMI (Juventud Misionera), se escribió un himno oficial y se elaboró una promesa de servicio por un año que se hace después de haber tomado los primeros cuatro cursos bíblicos de evangelización. También a ellos se les otorga una cruz con las siglas del movimiento. En el año 2013 se organizó el primer Encuentro Nacional Juventud Misionera en el Centro Nacional de Reconciliación, donde se publicaron formalmente los estatutos JUMI y se dio a conocer el logo que los identificaría.

El grupo JUMI, para responder al mandato de Cristo; “así como el Padre me envío, así los envío a ustedes” (Jn 20, 21), tiene como finalidad el cumplimiento de esta misión en el ámbito juvenil.

Los JUMI se reúnen periódicamente, ya sea en los centros de Evangelización MSP o en sus parroquias para seguirse nutriendo de la Palabra de Dios, de la oración y de la vida fraterna, así como para planear las diversas iniciativas apostólicas.

La realidad de nuestra sociedad y las dificultades del tiempo en que vivimos deben impulsarnos a llevar la palabra de Cristo a muchos jóvenes, que hoy se pierden a causa de la maldad, para lograr integrarlos en las filas de los servidores de Cristo.